El 31 de mayo de 2018, el Papa Francisco envió una carta a todos los chilenos, en la que pedía perdón a nombre de la Iglesia y de sus autoridades por todas las situaciones que han afectado a la realidad eclesiástica en nuestro país y en la que invitaba también a los laicos a no quedarse indiferentes frente a esta situación y revitalizar la Iglesia.

Fue así como Trinidad Castro (ICOM 03), junto a un grupo de amigas, acordaron movilizarse y comenzar a trabajar en esta invitación que había realizado el Pontífice dando inicio a la campaña “Todos somos Iglesia”, la cual tiene como objetivo reunir la mayor cantidad de acciones mediante la adoración al Santísimo, la oración en comunidad y acciones de caridad por nuestro prójimo.

“Decidimos llevar a cabo una acción concreta en seis comunidades, dos colegios y cuatro parroquias de Santiago, no queríamos seguir con una actitud pasiva frente a la vida y menos frente a la Iglesia”, cuenta Trinidad. “En la carta, el Papa nos entrega una hoja de ruta de cómo debería ser nuestra Iglesia, la chilena y la del mundo, una Iglesia que vuelve al origen, al encuentro con Cristo, a las comunidades y que todos nos sintamos parte de ella”.

Al poco tiempo de haber empezado, la campaña creció rápidamente y comenzó a desplegarse por todo el país. “En menos de tres meses, nos dimos cuenta de que algo que había empezado muy chico y sin ninguna ambición, ya se había extendido por todo Chile. Es maravilloso ver la generosidad de las personas, de las autoridades y de todos los que de alguna manera se han vinculado con la campaña. El rápido crecimiento que tuvo da cuenta de las necesidades que tenemos como católicos de volver al origen, de las ganas de sentirnos parte y orgullosos de ser quienes somos y de defender tus creencias a pesar de todos los errores del pasado”, agrega.

Colegios, parroquias, comunidades, organizaciones, familias se sumaron a través de redes sociales y son muchos los que también han ofrecido sus conocimientos y su tiempo para que “Todos somos Iglesia” siga creciendo.

“Durante los próximos meses, enviaremos una carta al Papa Francisco con algunas gráficas y detalles de lo que hemos hecho, queremos que él conozca nuestra campaña, lo que ha significado y lo que provocó en nuestro país. Esperamos también concretar una audiencia en Roma para poder contarle personalmente toda nuestra experiencia y de cómo podemos seguir revitalizando nuestra Iglesia”, concluye Trinidad.